18 may. 2009

Mario

De Memoria
Por Juan Sasturain

Anclado en la vereda del café
y en medio de La tregua, su novela,
viudo triste que la vida no consuela,
mira a las minas, Martín Santomé.

Observa y clasifica lo que ve:
un par de gambas, tres tetas. La estela
fugaz de un buen culo le revela
su condición de solo con carné.

Una escena feliz es lo que vale
al recordar a un narrador. Les ruego
que elijamos un verso que la iguale.

Esto salvó del mundo viejo y ciego:
“París, el whisky, Claudia Cardinale”
Chau, Benedetti: gracias por el fuego.

fuente:pagina12

No hay comentarios:

Argentina Portal oficial

¿Que hora es?

Archivo del blog

En Linea

Bienvenidos
UB Juan Domingo Perón

Prohibida su reproducción total o parcial del contenido de este blog sin permiso del autor y/o sin citar la fuente. Copyright ©2007